NOTA DE LA CATA DE VINOS NARANJOS ARGENTINOS

21/06/2018 - Martín Ignacio Gil

Con más de 7000 años de historia y surgidos en el territorio de lo que hoy conocemos como Georgia, los vinos naranjos continúan siendo una gran atracción por su rareza tanto para consumidores como para productores y enólogos de todo el mundo. Y Argentina no es la excepción, por eso el martes pasado Ozono Drinks realizó una cata de los vinos naranjos argentinos que se pueden encontrar en el mercado actualmente.


       


Originalmente los winemakers georgianos, considerados los primeros en la historia, cosechaban sus uvas blancas y las introducían uvas enteras en tinajas de barro enterradas. Luego sellaban estos recipientes “herméticamente” con piedras y una mezcla de miel de abeja y resinas para que se inicie una fermentación espontanea en manos de levaduras indígenas.


Martín Buonsante, quien llevó adelante la cata, explicó que “se hacían los vinos así hasta por desconocimiento puro, se ponían enteros los racimos, nada de realizar el despalillado y tienen esos colores principalmente porque se vinifican con las pieles, suelen hacerse de manera natural, es decir, básicamente se elaboran como si fueran tintos. Los distintos tonos del color van cambiando de acuerdo con el tiempo de crianza, con el tiempo de contacto con el hollejo, o por la variedad”.


“Tienen un perfil que genera polémica, es una vinificación oxidativa, de ahí sus colores anaranjados. Son muy gastronómicos, tienen la acidez de los vinos blancos y la estructura de los tintos. Son vinos con gran potencial de guarda, por su acidez, sus taninos”, remarcó.
El ejercicio de la cata que fue a ciegas en flyers de dos vinos,  fue ver entre otras cosas, las distintas tonalidades que presentaron los vinos naranjos, así como sus diferencias en nariz y en boca.
 
Fly Nº1:
 
Moscato di Cardenale 2, Finca La Payas,  de Santiago Salgado


Vinificado en tinto. En esta versión la fermentación se realiza en contacto con pieles y semillas a temperaturas típicas de un tinto.



 
PieliHueso, Bodega Pielihueso


85% Torrontés - 15% Chardonnay de Los Chacayes, Valle de Uco, Mendoza
Viñedos · De 10 años de antigüedad, a 1300 metros sobre el nivel del mar
Fermentación · Con levaduras indígenas en tanque de acero inoxidable. Las uvas fermentaron con sus pieles durante 4 meses, luego, el corte final se trasegó por un lado a un ánfora de cerámica de 400 litros y por otro, a una barrica de 4º uso de roble francés de 225 litros. Unos días antes del fraccionamiento se armó el corte final entre la barrica y el ánfora.